Un Atajo para Afrontar Esta Crisis y las que nos queden

Describir la crisis como un período de oportunidad me parece una genial idea, pero muy difícil de llevar a cabo. Seguramente a cualquiera que le esté afectando esta situación de crisis, más de lo que deseara, lo más lógico que podría pensar es: “¿Cómo cojones saco una oportunidad de esta situación de mierda?” (Pido disculpas a quién se sienta afectado/ofendido por este vocabulario, pero yo no podría expresarlo mejor).

También, nos señalan a la crisis como una oportunidad para replantearnos nuestros valores, cierto. ¿Quizá deberíamos plantearnos, si realmente tenemos otra opción? La supervivencia manda. Aprendemos a compartir, por la necesidad de ahorrar y gastar menos. Podemos desarrollar mucho más nuestra creatividad, seguramente porque estando sin trabajo disponemos de mucho más tiempo para poder desarrollarla.

¡OJO! Creo que algunos mensajes pueden confundirnos mucho más. Deberíamos tener claro, los pasos necesarios para afrontar una crisis (esta que no acaba) o las que estén por llegar.

Que la crisis, o sus consecuencias nos den miedo es totalmente normal y esperable, mejor dicho deseado, otra cosa es que esta situación No nos permita avanzar hacia ningún camino ni sentido productivo, ni eficaz. Ni tampoco nos dirija a encontrar alguna solución a esta situación.

Entonces: lo primero que debes sentir cuando ves peligrar tu puesto de trabajo o contrato, es miedo. Pero después del miedo puedes hacer mucho más, tu abanico de posibilidades no se limita a eso, a sentir sólo miedo y dejarte llevar por él.

“Aceptar la vulnerabilidad en lugar de tratar de ocultarla es la mejor manera de adaptarse a la realidad”

David Viscott

Sólo cuando aprendes a controlar tu miedo y a ver otras posibilidades es cuando empiezas a afrontar eficientemente tu situación.

Hay personas que son capaces de reaccionar inmediatamente y otras que les lleva mucho más tiempo. Muchas, viéndoles las orejas al lobo, se empoderan y empiezan a reaccionar antes de recibir su carta de despido o cese de contrato. Sí, esto también ocurre. Quizá esta una muy buena estrategia para afrontar una crisis. Pero no es la única.

Tus 3 opciones para seguir afrontando esta crisis:

1. Seguir sufriendo porque las cosas se pondrán peor: Y así será, si sigues sin hacer nada para remediarlo, la situación estará peor, bastante peor e irremediablemente tendrás que sufrir bastante más. Esta es la opción más fácil de todas. No hacer nada, ver la TV, esperar que nos toque la lotería o esperar que nos llamen de la oferta de trabajo de nuestra vida. Cómo te dije, esta es la más fácil, pero si evitamos el problema, también estamos evitando la solución.

2. Esperar, quejarte y maldecir: esta segunda opción es una variante de la primera. Si en la primera la parálisis y la depresión nos invaden en esta la “rabia” se apodera de nosotros. Rabia, impotencia, indignación… emociones totalmente normales y aceptables, en un primer momento como paso previo a afrontar la situación. Pero como en el caso anterior, no nos ayudan en absolutamente nada para salir de ella. Si te interesa profundizar más sobre este tema, puedes leer el post que le dediqué: 7 signos de alarma conforme el síndrome de la queja se ha apoderado de tí. Obviamente, si nos quejamos del problema, dedicamos todos nuestros esfuerzos a quejarnos y indignarnos sin llegar a ninguna solución.

3. Tercera opción: Hoy más que nunca, “¡Quién quiera peces que se moje el culo!” Acepto que no sepas por donde empezar, pero No es excusa para no cambiar de actitud. No lo dudes, la solución No está fuera, en los políticos, las leyes, los grandes inversores, los desaparecidos brotes verdes… Pero SÍ la encontrarás en tí mismo, en lo que tú hagas por trabajarte un futuro diferente, en ampliar tus vistas, en cambiar tus expectativas o en revisar tus “debería”. Sólo cuando seas capaz de esto empezarás a encontrar otras posibilidades que además estén en sintonía contigo mismo con tus ideales y tus valores, como alguna vez puedes haber imaginado.

Estoy segura que puestos a elegir, esta última es la opción que te gustaría escoger, aunque te encuentres en cualquiera de las anteriores.

Hasta hoy, no existe ninguna fórmula mágica para convertirnos en optimistas de hoy para mañana. Es bastante difícil cambiar nuestros pensamientos y emociones. Pero realmente se puede y se consigue, puedes empezar comportándote como si fueras más optimista. Cambia tu comportamiento, cambia lo que haces.

Lo que te puedo ofrecer para afrontar esta crisis

Simplemente haz esto:

  • Piensa y imagina como una persona optimista, interpretaría o vería tu situación.
  • Deja tus miedos de lado, No desestimes las ideas que te parecen muy arriesgadas o alocadas (ahora no es el momento de poner freno)
  • Anota todo lo que se te ocurra, con las gafas de optimismo puestas. Anota todas las cosas que podría hacer tu yo optimista en tu situación.
  • Si quieres, puedes ordenarlas y trabajarlas un poco más, acabas de crear un material tremendamente valioso para afrontar una crisis.

Ya sabes, si lo deseas puedes compartir tu opinión con nosotros aquí en el blog, me gustaría saber como lo llevas tú, que estás haciendo y que te está funcionado.

No comments yet.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes

273536661