Automotivarse

Automotivarse, llegó lo difícil!

Quizá nos cuesta tanto porque nuestra sociedad nos deja claras algunas cosas: estudiamos en un sistema educativo que premia los resultados finales y la competitividad. También trabajamos en un sistema productivo que se basa en cuanto más produces, más ganas.

De alguna manera educar nuestra tolerancia a la frustración, es decir, afrontar con más “armonía” los errores, esperar pacientemente y esforzarnos disciplinadamente, no son los objetivos principales a transmitir a las nuevas generaciones.

Cuando los “premios” nos llegan desde fuera, motivarse es más fácil. El problema viene cuando las fuerzas, las ganas y la voluntad tienen que llegar de nuestra parte.

La automotivación es una de las características más importanes de la inteligencia emocional. Es esa capacidad de motivarse por uno mismo, de encontrar las fuerzas que nos movilizan en nuestro interior sin tener que esperar que desde fuera, nos pongan las pilas.

Para qué necesitamos automotivarnos?

Para realizar actividades, tareas o propósitos que requieren de un esfuerzo “extra” o un beneficio que no se alcanza enseguida, ni pronto, ni ya! Pues cómo bajar el sobrepeso para ganar en salud, ponerse las pilas en el trabajo para estar al día o arreglar esa relación que está al borde del precipicio. O cumplir los propósitos que te propusiste a principio de año.

En realidad, la capacidad de automotivarnos tiene mucho que ver con nuestra auténtica voluntad.  Creo que primero seria necesario distinguir o diferenciar lo que creemos un deseo y lo que realmente estamos dispuesto a hacer o no hacer, para conseguirlo.

Cómo podemos automotivarnos?

Nadie se desembaraza de un hábito o de un vicio tirándolo de una vez por la ventana; hay que sacarlo por la escalera, peldaño a peldaño (Mark Twain)

Vamos a ver primero, porque nos des-auto-motivamos:

  • Nuestro cuerpo responde a la inmediatez del deseo “ahora moverse con lo a gusto que se está en el sofá”
  • Nuestro estado de ánimo nos adormece ante lo inapetente “uff hoy estoy muy enfadada, tengo un mal día, no es nada bueno que empiece a hacerlo hoy”
  • Resultado = la voluntad se acobarda y desparece!

Según el filósofo José Antonio Marina, la voluntad es la motivación inteligentemente dirigida, y la entiende más cómo un proceso que incluye:

  • Inhibir el impulso
  • Deliberar
  • Decidir
  • Mantener el esfuerzo

Con estos 4 factores tenemos la solución:

  1. Inhibir el impulso: nada de arrancarse y a la torera, venga me pongo ya! No aún, no, espera!
  2. Deliberar: pensarlo y volverlo a pensar, imaginarlo, visualizarlo, incluirlo en nuestros planes, imaginar cómo encaja en nuestra vida…
  3. Decidir: plantearse claramente cómo hacerlo, de que manera conseguirlo
  4. Mantener el esfuerzo: ahora sí, a la acción, pero una acción mantenida, con visión en el objetivo, en el futuro a largo plazo, nada de quiero resultados ahora, ya!

Aplica estos 4 factores a tu propósito, tarea, o actividad que requiera de tu automotivación! Puede llevarte una tarde, o una semana, no importa, pero no saltes ningún paso y sobretodo, nunca el primero!

Automotivarse es un aprendizaje, y para aprender hay que practicar. Lo mejor para aprender es coleccionar unas cuantas frustraciones, para darnos cuenta de que podemos sobrevivir aunque no seamos capaces de lograrlo a la primera.

Sólo podemos poner en práctica la automotivación cuando somos capaces de orientarnos hacia el logro, hacia el objetivo final que queremos conseguir.

Tabla de recompensa honesta

Si ya has decidido cuanto esfuerzo mantenido estás dispuesto a hacer, puedes utilizar una tabla de recompensa “honesta”, le añado lo de “honesta” porque al estar hablando de “auto”motivación serás tú el encargado de aplicartela y no vale hacer trampas! Si eres un pelín “mentiroso” te recomiendo que te eche una mano un amigo, tu pareja, tu madre o alguien que tengas a mano!

Es tan sencillo cómo dibujarte una tabla, con tantas casillas como sesiones, intervalos, entrenos, pasos a seguir, etc requiera tu propósito, tarea o actividad que necesite de tu más sincera automotivación, sobretodo te ayudará al principio para que cada x logros, te des un pequeñito detalle, sea material o inmaterial preferiblemente. Te ayudará bastante, al principio, sobretodo en los objetivos a muy largo plazo.

Que beneficios “mágicos” tiene automotivarse?

Nos fortalece mucho muchísimo psicológicamente cuando somos capaces de motivarnos por nosotros mismos. Cuando somos capaces de automotivarnos, somos capaces de conseguir lo más difícil.

El mayor de los beneficios que obtenemos es la satisfacción por el esfuerzo realizado, por realizarlo uno mismo y sin ayuda de nadie.

Por la ilusión que le hemos puesto y el optimismo que hemos generado para conquistar nuestros retos cotidianos. Y lo mejor de todo, CONSEGUIRLOS!

No comments yet.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes

273536661