Footer

7 Sorprendentes Razones para Empezar: Cambia tu Actitud

Hace mucho tiempo que conocemos cómo nuestras emociones provocan cambios fisiológicos en nuestro cuerpo. ¿Te has planteado alguna vez cómo afecta tu actitud y lo que piensas a tu salud? Lo que llegamos a creer afecta seriamente a nuestra salud. El famoso efecto placebo trae de culo a los investigadores, cada vez más necesitan controlar cómo influyen nuestros pensamientos en la curación de nuestras enfermedades. ¿Todavía esperas curarte sólo con pastillas? Descubre las 7 Sorprendentes Razones para Empezar a Cambiar tu Actitud.

El efecto placebo

Se produce cuando creemos que un tratamiento será efectivo con nuestra enfermedad, y sólo por creerlo, nos cura.

Esto resultó un problema en la investigación sobre la efectividad de los fármacos. No había manera de saber si los pacientes mejoraban porque creían en el tratamiento o por el tratamiento en sí. Para solucionarlo, en las investigaciones utilizaban a dos grupos de sujetos (secretos) a un grupo le daban el fármaco y al otro, un poco de azúcar con forma de pastilla.  Evidentemente, los sujetos participantes no saben a que grupo pertenecían. De esta manera pudieron empezar a controlar cuanta mejora de la enfermedad se debía únicamente al fármaco y cuánta a las creencias o efecto placebo.

Lo sorprendente es que en el grupo placebo, siempre existe un porcentaje de personas que se curan. En el caso de los trastornos digestivos, algunos estudios obtienen un 68% de curación con placebo y un 80% cuando se toma tratamiento activo, lo cual nos lleva a la conclusión que sólo un 12% se cura gracias al medicamento. Genial!

Después de estudios cómo estos la medicina y el tratamiento médico y farmacológico empezó a tomar en serio que lo que las personas crean, puede tener en algunos casos efectos tan importantes como el propio tratamiento o medicación.

Por tanto, no deberíamos menospreciar la implicación psicológica en la efectividad de cualquier tratamiento. Algo que todavía les queda muy lejos a muchos profesionales de la medicina.

Una colección de pensamientos debe ser una farmacia donde se encuentra remedio a todos los males

Voltaire

Los cambios fisiológicos

Contínuamente, todos los días, nuestras emociones nos provocan cambios fisiológicos en nuestro cuerpo.

Cuando recordamos un momento doloroso, nos caen lágrimas de nuestros ojos (mojan, són reales y las hemos provocado con un recuerdo, un pensamiento, una idea). Algo subjetivo cómo un pensamiento, se convierte en algo tangible, palpable las gotas en nuestras mejillas.

Nos pasa a menudo y no nos detenemos a comprovar lo increíble que resulta este proceso psicológico básico.

Un susto nos altera el ritmo cardíaco

Unas imágenes eróticas pueden alterar morfológicamente ciertas partes del cuerpo humano

Todavía no hemos asimilado que nuestros pensamientos pueden crear cambios en nuestro cuerpo, en nuestra salud.

Saber que me tomará la presión arterial alguien que lleva una bata blanca, hace que se me dispare…

Además son cambios específicos

Lo más sorprendente es que són específicos:

Si una persona decide acudir a un curandero para que le cure el dolor de la cadera, o le desaparezca un herpe, resulta que le desaparece el dolor de la cadera o se acabó el herpe, pero no le cura el resfriado si también lo estaba.

Parece que nuestra mente sabe perfectamente dónde necesita actuar.

Las curaciones milagrosas

Todos hemos oído alguna historia relacionada con personas que han superado enfermedades incurables de forma milagrosa gracias a su fe en algun santo, porque han hecho algun ritual religioso o porque han consultado a un curandero… Algunos de estos casos no tienen explicación científica, las únicas explicaciones son espirituales, mágicas o esotéricas. Lo más científico que se me ocurre es que las personas afectadas creían firmemente en los rituales que practicaron y esa creencia es lo que les curó.

¿Hasta dónde puede llegar el efecto de nuestras creencias?

En algunas personas la eficacia de la hipnosis sólo depende de la creencia firme en las palabras que le dirije su hipnotizador. Hasta tal punto de llegar a bloquear el dolor y utilizar la hipnosis cómo sustituta de la anestesia.

Y si utilizamos nuestros pensamientos en otra dirección, hasta ahora os hablo de superar enfermedades o mejorar tratamientos. Si confiar en un tratamiento aumenta las probabilidades de que este sea efectivo. Si creemos que estamos enfermos, nos enfermamos? Pues sí.

Si nuestras creencias determinan en cierto modo nuestra salud, debemos tener mucho cuidado con lo que creemos.

Un ejemplo:

Hay personas que dicen: “Uy, no me preocupa si yo estoy sano como un roble!” Otras: “Uff, con lo débil que soy yo que lo cojo todo!”

¿Hasta que punto sus creencias se basan en la realidad o la realidad en sus creencias? Quizá también se produce un círculo vicioso, en algún momento pudo estar más bajo de defensas y coger enfermedades con facilidad, hasta llegar a pensar que será así para siempre.

¿A partir de ahora que actitud prefieres tener?

La influencia de nuestras creencias sobre los demás

Os habéis planteado alguna vez todas esas frases hechas que repetimos sobretodo a nuestros hijos/as:

“Si comes chocolate te dolerá la barriga” y efectivamente luego le duele la barriga.

Pero aún cuando son más pequeñitos:

” No te subas ahí, que te vas a caer” y efectivamente se cae.

“No tires el agua” y efectivamente la tira.

En cambio, he comprobado que cuando No influyes en su pensamiento, ni se caen ni tiran el agua. Ahí queda.

También se le puede llamar sugestión, pero el efecto es el mismo, según lo que piensas así ocurre.

Nos gustará que nos engañen…

¿Porque necesitamos que nos den una pastillita de placebo para curarnos? ¿Porque necesitamos ir a la consulta del curandero para curarnos?

No es la pastillita de placebo ni la consulta del curandero lo que consigue aliviarnos o curarnos.

El reto sería lograr entender y reducir nuestros síntomas sin necesidad de pastillitas, ni terapias, ni visitas al curandero, ni rezos a santa culebrina. Sólo controlando nuestras creencias, nuestros pensamientos, nuestra actitud.

Pero aún nos queda mucho por hacer!

No comments yet.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes

273536661