Tu garantía para triunfar en el amor y mantenerlo: no te olvides del contacto

El contacto

Necesitamos contacto

Establecer contacto cercano y cálido con otra persona és básico.

Vale, ¿Recuerdas la última vez que diste una caricia, tuviste una mirada atenta o le cogiste la mano?

Si hace más de una semana, muy mal! Así nos va!

La ternura y el tacto ayudan a disminuir el estrés, la ansiedad y el dolor.

Conoces de sobra el efecto analgésico que tiene para un niño el beso o la caricia de su mamá. Desde el momento del nacimiento se busca instintivamente ese calor humano. Sin alimento un bebé no sobrevive pero sin afecto tampoco.

Cuando ya somos adultos, también necesitamos sentir la proximidad afectiva.

Es posible conectar con otra persona a través de la mirada, la palabra y la escucha, el tacto e incluso el gusto y el olfato. Nuestros sentidos abren una puerta que favorece la comunicación.

Pero a pesar de necesitarlo tanto, el contacto profundo y genuino no abunda.

Virginia Satir, pionera de la terapia familiar, decía a menudo: “El contacto afectivo es a las relacoines como la respiración al mantenimiento de la vida”

Cualquier tipo de contacto supone un acto de comunicación. La capacidad de conectarse para enviar y recibir mensajes con o sin palabras da forma a nuestras relaciones.

Al contrario de otras necesidades humanas, la necesidad de contacto precisa de la participación de otra persona. Pero también existen barreras personales que dificultan esta conexión. Los prejuicios sociales y las propias defensas hacia el temor que genera la intimidad. Inconscientemente tenemos la impresión de quien se muestra o se expone demasiado corre el riesgo de ser invadido. Y en realidad es así, cuando estamos en contacto con otras personas nos mezclamos y llegamos a sentir su pena, su dolor o su alegría y de aquí ese temor.

Así que nuestra tendencia a defender el espacio personal es saludable, excepto cuando somos incapaces de conectar con los demás.

El riesgo de conectar también implica un beneficio, sólo cuando puedes mostrarte cómo realmente eres puedes conectar realmente con otra persona y enriquecerte con la relación. las fronteras personales deben existir, pero deben ser fronteras permeables según las circunstancias.

El encuentro entre dos personalidades es como el contacto entre dos sustancias químicas: si hay alguna reacción, ambas se transforman

Carl. g. jung

El beneficio del contacto es simétrico, si tienes una atención afectuosa, te procura placer tocar como ser tocado, escuchar como ser escuchado, mirar como ser mirado. Cuando fluye este calor humano, las defensas se aflojan y las personas se sienten más libres. Resulta asombroso, por ejemplo, el efecto que puede tener en una pareja dejar a un lado las peleas para conectar realmente con el otro.

Recursos anticrisis:

Además de económico, super efectivo.

Las caricias, las palabras, las miradas, el contacto… no sólo te aportan consuelo, alivio, ternura, atención, afecto, sino que tienen la capacidad de transformarte, haciéndote sentir mejor y enriquecerte como persona.

Así que no lo olvides, las caricias y el contacto, son tu garantía , otro ingrediente más para triunfar en el amor.

Si te ha gustado y te parece útil compártelo!

No comments yet.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes

273536661