Dicen que correr es bueno… al menos es antidepresivo!

¿Porque hacer ejercicio? ¿Te lo has planteado alguna vez?

Házte un favor, haz ejercicio

Seguro que No te cuento nada nuevo si empiezo a explicarte que hacer ejercicio: caminar, salir a correr, nadar, hacer bici… es bueno, todos los profesionales que tenemos que ver con la salud lo recomendamos. No te voy a entretener con todas las bondades físicas, fisiológicas o biológicas que tiene para nuestro cuerpo, básicamente porque no es lo mío. Ya hay mucho escrito sobre los beneficios del ejercicio. Pero sí, me parece interesante explicarte todo lo bueno que tiene a nivel psicológico.

Mens sana in corpore sano

Estoy segura que pocas veces No nos olvidamos de comer cuando tenemos hambre o de beber cuando tenemos sed, pero sí nos olvidamos de hacer ejercicio.

¿Por qué nos olvidamos de hacer ejercicio?

Pues sí, porque no es algo que sea necesario biológicamente hablando. Quizá me equivoque pero nuestra supervivencia No depende de que hagamos ejercicio o nos movamos gastando más energia. Bueno, hasta ahora creo que No.

Entonces, ¿Por qué nos lo pintan, como algo tan necesario?

Creo que la respuesta tiene que ver con nuestros antepasados más  y más pasados.  Sí, aquellos que para comer algo de carne cruda o casi cruda tenían que salir a cazar, pero No con escopeta esperando a que pase la presa, No corriendo detrás de ellas y probándolo unas cuantas veces. Por lo visto estamos diseñados para obtener el alimento después de hacer ejercicio, ya sea cazando algún animal o recolectando frutas dando largos paseos. Creo que nada tiene que ver con bajarse al Mercadona (en coche por supuesto) llenar un carro y luego re-llenar la despensa y nuestra nevera. Siguiendo este modelo, creo que nos faltan calorías por quemar, seguro… osea que para vivir unso cuantos años más nos quedan dos opciones:

  1. Comer, muchísimo menos de lo que comemos
  2. Hacer mucho más ejercicio del que hacemos, y para algunos, una tercera:
  3. Comer muchísimo menos de lo que comemos y hacer mucho más ejercicio del que hacemos.

A mí, estos ya me parecen suficientes argumentos como para empezar a crear una nueva rutina para quién No haya empezado nunca o para No abandonarla jamás para quienes ya empezaron.

Si quieres saber algo más, sigue leyendo:

¿En qué nos beneficia psicológicamente?

  • Sentirme útil y sentir que utilizo en algo útil mi preciado tiempo
  1. Si tienes demasiado tiempo, te mantiene ocupado en tiempo y mente
  2. Si no tienes tiempo, te ayuda a desconectar
  3. Si no pisas a la calle, puedes escoger una actividad al aire libre: ir en bici, ir a correr, caminar…
  4. Si tienes perro, puedes compartir esta actividad con él y además lo “equilibras” a él también cómo diceCésar Millán
  • Me responsabilizo de mi salud y hago algo por mejorarla, yo decido
  1. Si no tienes ningún problema de salud, lo evitas que este es el mejor de los casos!
  2. Si tienes algún problema de salud, mejoras tu calidad de vida en un 1000%, sé de lo que hablo, diabetes, colesterol, obesidad, problemas de corazón… creo que se está convirtiendo en algo muy común y no sólo en los mayores.
  3. Tú escoges tu actividad: la que más te gusta o te conviene
  4. Tú escoges tu presupuesto: desde unas buenas zapatillas para salir a correr (a partir de 50€ para muchos meses) o en un muy buen centro de salud con entrenador personal (seguramente algo más de 50€ al mes)
  5. Si te apetece, puedes compartir con los demás: si empiezas a moverte, verás que en tu ciudad encuentras muy buenos recursos para mantenerte en forma y compartir con alguien más

 

Correr es antidepresivo, compruébalo!

(Esta receta vale para todas las actividades: salir en bici, ir a la piscina, pasear…)

  1. Al poco tiempo de empezar a realizar ejercicio, nuestro cerebro, empieza a segregar endorfinas, esa magnífica substáncia química tan necesitada para ser feliz, que la industria farmacéutica se ha empeñado en substituir haciéndonos tomar unas “pastillitas”. Entonces, y de forma natural, nuestro estado de ánimo empieza a ser como mínimo de bienestar (ojo, no me malinterpretéis, esto no pasa el primer día que salimos, hace falta un poquito de entreno!)
  2. Si empezamos a hacer ejercicio, ya estamos mostrando interés por hacer algo, sintamos más o menos placer (sobretodo al principio, que ya llegará) pero ya no estamos gran parte del día quejándonos de lo mal que estamos y lo mal que nos sentimos.
  3. Si nos hace falta perder peso, lo perderemos, si nos hace falta ganarlo, lo ganaremos porque nos abrirá el apetito.
  4. Se acabó el insomnio, dormiremos “cansados”  que es como hay que ir a dormir, con un ligero cansancio para poder conciliar el sueño y recuperar energía descansando.
  5. Se acabó el dormir demasiado, cómo ya tenemos algo que hacer, pues a madrugar un poquito y a por ello!
  6. Se acabó también la falta de energía o la fatiga, el gastar la energía que nos sobra provoca que dejemos de sentirnos cansados, parece una paradoja, pero realmente es así, nos sentimos cansados de no hacer nada, acumular calorías y azúcares sin gastar!
  7. Ya no nos volvemos a sentir inútiles, estamos haciendo algo tremendamente beneficioso para nosotros mismos, se acabó la culpa, te estás cuidando que es lo que necesitas.
  8. Puedes empezar a concentrarte, salir al aire libre despeja y desconecta, y favorece mucho tener la mente despejada para poder pensar claramente.
  9. Si empiezas a cuidarte, empiezas a pensar en tu salud futura, por tanto empieza a ser algo incompatible con los pensamientos de desaparecer de este mundo, o no?

 

Pruébalo, y si no son ciertos todos los beneficios que te he explicado, los borraré gustosamente y rectificaré mis palabras escritas! ¿Te hace el trato? Compruébalo!

Hazte un favor, haz ejercicio!

 

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by WooThemes