Footer

Guía básica para cuidar una amistad

No dejamos de darle importancia durante la infancia y la adolescencia. ¿Qué pasa cuando dejas de ser un crío y te conviertes en un adulto? ¿Pierde toda importancia tener amigos? ¿Tener ciertas responsabilidades nos prohíbe tener amigos? O es que te estás olvidando de practicar contigo el egoismo sano?  

¿Crees que le damos toda la importancia que realmente tiene?

Parece que el único objetivo en la vida para muchas personas es tener pareja y recibir amor por parte de otro. Piensa un poco, a veces quién tiene pareja tiene menos amigos que el que está sólo, y aún así nos empeñamos en decir, que esta “sólo” o “sola”.

De cuantos amigos y amigas sabes que cuando tienen pareja, desparecen del mapa. ¿Te suena, verdad?

¿Quién está libre de quedarse sin trabajo, separarse o quién ya tiene hijos, se le hagan mayores? Creo que en estos momentos, nadie.

Algo que perdure más que la amistad, me parece que ya quedan pocas cosas, Si quieres, prueba a preguntarle a un mayor.

No lo he investigado yo, pero si he leído que desde hace años se ha estudiado mucho sobre los beneficios y los magníficos resultados para tu salud, del hecho de poder disfrutar de buenas amistades. Así es, y aún así parece mentira que nos cueste demasiado esfuerzo llenar los cinco dedos de una mano nombrando a verdaderos amigos.

¿Te has dado cuenta como ha cambiado nuestro concepto de “amigo” desde que utilizamos facebook?  Necesito escribir “verdadero amigo” para hacer referencia al concepto original de “amigo”. Estas tecnologías como nos cambian la vida!

A lo que iba, tener y disfrutar de los amigos es otro de los grandes antídotos contra el estrés y todas las enfermedades que conlleva. Contar con un amigo cerca, siempre es beneficioso.

La inmensa mayoría de estudios sobre la amistad, llegan a la conclusión de que las personas con más contactos sociales, amigos verdaderos y familiares que ven muy a menudo tienen siempre menos probabilidades de morir (antes) que las personas que cuentan con menos contactos o amigos. Es por eso que los amigos, nos están regalando salud.

¿Cómo reconocerías que estás delante de un amigo?

  • Te sientes cómodo
  • No te sientes juzgado, aunque no esté de acuerdo contigo en todo lo que hagas, te quiere igual, incluso con tus defectos.
  • Puedes mostrarte con total sinceridad, hay confianza.

No olvides que estás hablando con una persona a la que le importas y le afecta lo que le dices o le cuentas. Así que cuida tus formas.

Hay personas, que ni con sus parejas podrían tener este tipo de relación. De ahí el dicho que la amistad es un tesoro.  Además consideráte afortunado, si puedes contar con amigos verdaderos, no es nada fácil conseguirlos y más difícil aún, nos cuesta mucho mantenerlos.

“Un amigo es uno que lo sabe todo de tí y a pesar de ello te quiere” (Elbert Hubbard)

¿Nos cuesta mantener a los amigos o nos fallan los amigos?

Los amigos no nos fallan.

Fallamos nosotros en esperar algo más de ellos.

Nuestras expectativas sobre ellos eran demasiado altas, esperábamos algo de él o ella que no nos ha dado.

Como en otras muchas facetas de nuestra vida, en la amistad, si tenemos unas expectativas muy altas, o somos demasiado exigentes, es más fácil que nos defrauden con facilidad.

Vuelves a poner el listón demasiado alto. Te quedas sólo.

No es necesario ir aceptando cualquier propuesta de amistad. Pero si yo también reconozco que en ocasiones me equivoco y me “defraudo” a mí misma. ¿Nunca te puedo defraudar a tí?

Quizá lo que necesitas es ampliar un poco más tu rango de perfección- imperfección o fallo y acierto. Todos somos humanos y nos equivocamos y la experiencia es nuestra mejor escuela.  Así que sé un poquito más flexible, contigo y con los demás. Tu yo social, tu autoestima y tu salud te lo agradecerán.

Hay algo que sólo tiene la verdadera amistad, y es que es recíproca. No es necesario anotar lo que damos o recibimos, surge y fluye. Cuando te detienes a observar quién de los dos ha ofrecido más, la cagas por completo. Siempre nos fijamos más en lo que damos que en lo que recibimos. Después empiezan a surgir los problemas. No se trata de estar pendiente de la balanza, sino de hacerlo desinteresadamente, porque queremos sin condiciones, si es una buena amistad, nunca nos sentiremos en deuda ni adeudados.

Mini-guía para mantener amigos:

  • Demuéstralo con afecto, no cuentes actos.
  • Recuerda: sentirte cómodo, sentir que te quieren con defectos incluidos y puedes mostrarte con sinceridad.
  •  Por más sinceridad que puedas marcarte… cuida tus formas.
  • Otra vez más, demuéstralo con afecto: pregunta, llama, da un toque, haz un hueco y toma un café, escribe un wathsapp
No comments yet.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes

273536661