¿Te libras de ser un experto en manipulación emocional?

¿Manipulación emocional?

Vamos por partes. ¿Cuál es tu objetivo a compartir con tu pareja? 

Normalmente decidimos tener pareja para construir juntos algo en común que nos gustará a los dos. Pero, parece que el tiempo y otros muchos asuntos nos llevan a olvidar este proyecto común y uno de los dos, o los dos intentáis imponer vuestras reglas y objetivos personales al otro.

La manipulación emocional es la estrategia más utilizada en las discusiones de pareja.

De alguna manera más inconsciente o más voluntaria exiges a tu pareja que actúe como te gustaría a tí, según tus deseos o necesidades. Utilizando los sentimientos como arma.

¿Cuando la utilizamos?

La manipulación o chantaje emocional es tan común en nuestras relaciones y en nuestras vidas que resulta casi imposible diferenciar cuando somos víctimas o cuando verdugos.

Utilizar el chantaje emocional muy frecuentemente destroza una relación.

¿Por qué utilizas la manipulación emocional?

Casi todos asociamos la palabra manipulación a personas malvadas, muy egoístas, retorcidas o maquiavélicas que esconden oscuros y perversos objetivos en una manipulación consciente. Sí, es cierto. Pero ¿Y tú? ¿Te libras de ser un manipulador emocional?

En realidad, todos en algún momento utilizamos o hemos utilizado algún tipo de manipulación emocional para salirnos con la nuestra.

Hablo de manipulación emocional cuando:

  • Cuando te gustaría controlar lo que dice o hace otra persona
  • Cuando intentas exigir sin dar ninguna opción de elección

En definitiva, implica que utilices a otra persona para un beneficio propio. Y sí, tú, igual que yo, también lo haces.

Esta claro que no todos escondemos una personalidad oscura y retorcida que nos conduce a manipular emocionalmente a los demás para obtener beneficios propios contínuamente. Como en todo, hay grados y intensidades. Desde manipulaciones prácticamente inofensivas a otras muy retorcidas y destructivas.

Casi siempre, las manipulaciones las utilizamos ambas partes. Y por si no te habías dado cuenta, siempre es más fácil reconocer cuando nosotros somos las víctimas  y no cuando los verdugos somos nosotros. Siempre es mucho más peligroso cuando sólo las ejerce uno de los dos.

La manipulación en extremo sí es maltrato psicológico. Paso previo para llegar a un maltrato físico.

 La pasión de dominar es la más terrible de todas las enfermedades del espíritu humano

VOLTAIRE

Utilizando la manipulación emocional como estrategia en una relación (no sólo de pareja) consigues ganar poder en la relación. Con diferentes estrategias puedes ganarte y controlar los puntos débiles del otro.

¿Quieres romper el círculo? Identifícalas. 

Sólo es efectiva cuando se produce en el otro una mezcla de culpa, temor y obligación para que la otra persona acabe cayendo en las propios intereses y expectativas.

Aquí tienes algunas de las más comunes:

El castigo: si no haces esto, habrá estas consecuencias negativas, siempre con una amenaza más o menos directa.

El autocastigo: Autocastigarse uno mismo para hacer culpable al otro. “Si no estás conmigo, no me merece la pena vivir”

El victimismo: Tomar un papel de víctima, para crear en el otro sentimientos de lástima y culpa. “Si tú no me acompañas, no podré verte en todo el día!

El silencio: se convierte en una muestra de enfado. La otra persona puede interpretar que la única manera de romper ese silencio y mejorar la relación es cediendo.

El dar para recibir: Yo te ayudo o te hago este favor, para que recuerdes lo que yo he hecho por tí y tú actúes igual, en consecuencia cuando yo te lo pida.

Las promesas: Promesas milagrosas que nunca se cumplen. La típica: “Si me das una nueva oportunidad. Cambiaré y estaremos bien”

La culpa: Con comentarios críticos, hacemos sentir culpable a la otra persona para que cambie y actúe diferente en la próxima ocasión.

 Cuando se teme a alguien, es porque a ese alguien le hemos concedido poder sobre nosotros.

HERMAN HESSE

Cuando eres víctima de una manipulación emocional tienes la sensación de estar amenazado o que te estén exigiendo. Sientes que estás en una situación de difícil solución. Sientes que si accedes estás renunciando a lo que deseas o necesitas y si te niegas, aparecen los sentimientos d eculpa o miedo a ser rechazado o que la otra persona se lo tome muy mal.

Rompe el círculo así:

  • Estate atento a tus propias sensaciones y sentimientos, descubre que sentimientos y emociones estás sintiendo.
  • Haz explícito el juego. No participes de él. Exprésate y cuenta como te sientes.
  • Ponle palabras a lo que te está expresando la otra persona de manera indirecta. Muchas veces lo que se expresa (tono de voz, entonación) no concuerda con lo que se está diciendo verbalmente. Recibes un mensaje ambivalente, ambiguo, con doble sentido o confuso.  ”Haz lo que quieras, igualmente siempre acabo haciéndolo yo  todo sola”. Al ponerle palabras: “Parece que si hago lo que quiero hacer (mis deseos) estoy haciendo mal, ¿debo sentirme culpable porque haces muchas cosas tu sola?”
  • Sé sincero, aunque te cueste encontrar las palabras, es sólo práctica.
  • Argumenta con tus propios sentimientos y sensaciones, es mejor que acusar de manipulador emocional al otro. Siempre se genera mucha menos batalla.

Después, haz algo diferente:

  • Empieza a pedir, no exijas.
  • Cuando pides, das libertad a la otra persona para que pueda decidir hacerte la petición o no. Cuando exiges, no existe alternativa. Ignoras los deseos, necesidades y sentimientos de la otra persona.
  • Comunícate de forma muy sincera y clara, es la mejor solución para despejar incongruencias y evitar malentendidos y malas interpretaciones.

Tú decides, puedes seguir en la batalla de dos o continuar haciendo crecer vuestro proyecto en común.

La persona más poderosa es aquella que es dueña de sí misma

SÉNECA
No comments yet.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes

273536661