Footer

Artículo no apto para un PeRFeCcioNiSTa

Si pretendes aspirar a la excelencia, te vendría leer bien atento para discriminar si en realidad te quedaste en perfeccionista.

If you can’t make a mistake, yo can’t make anything

Marva n. collins

¿Perfeccionista o indeciso? 

Un perfeccionista es una de aquellas personas que ejerce tanta autoexigencia que podrias pensar que casi es un obsesivo. Una persona que nunca llega a estar totalmente satisfecha con su trabajo, con sus tareas o sus relaciones, porque aspira a la perfección en muchos aspectos de su vidas. Para ella ser perfeccionista es un arma de doble filo: puede conseguir resultados brillantes con los que la valoraran, pero por otro lado, nunca acabará de estar satisfecha con lo que ha logrado, porque aún, podría ser mejor.

Probablemente sea una persona que aprendió que sólo le darían amor y afecto o atención y reconomiento si hacia las cosas muy bien y destacaba por encima de los demás. En lugar de recibir amor y afecto sólo por ser, ser quién es, ser auténtico como es con sus defectos, errores y imperfecciones inlcuidos.

Un indeciso, duda mucho, pero se queda atrás. Sin hacer nada más. Aplaza el reto dudando si será capaz de conseguirlo. Un perfeccionista, afronta el reto muy orgulloso porque sabe que sus resultados serán brillantes, aunque cuando logra acabar, nunca está 100% satisfecho.

¿Perfeccionista o aspiras a la excelencia?

Sin pretender confundir. Hay gente realmente brillante que pretende crear resultados excelentes. No es imposible, existen. Si tu eres uno de ellos ya sabes que la perfección no existe. Pero sí la calidad excepcional. Sabes también que para llegar a la excelencia hay un largo camino a recorrer, y estás ahí, dando pasos hacia adelante. No buscando sólo el éxito, el halago, el prestigio social, sino disfrutando de cada paso hacia adelante y mejorando cada día más.

En cierta manera, un perfeccionista está sufriendo miedo. Miedo a perder la admiración al cometer un error, miedo y ansiedad al pensar que dejarán de valorarlo el día que cometa un grave error. Por eso se vuelven tan estrictos y controladores, necesitan tenerlo toda tan calculado, para no dar margen al error.

También suelen pensar que no pueden ser de cualquier otra manera, y ellos mismos se definen: “Soy perfeccionista” o se excusan: “es que soy muy perfeccionista”. Creen que son así y no pueden evitarlo. Porque les cuesta pensar en color gris. Sólo admiten el blanco o el negro, se mueven de un extremo a otro, pero no contemplan otras tonalidades, ni otras posibilidades, ni en otros contextos o otras situaciones.

Aunque te pueda parecer lo contrario, también sufren y lo pasan mal. A nadie le gusta quedarse insatisfecho, aunque tengan sus momentos de gloria más a menudo que el resto.

¿Quieres ahuyentar a un perfeccionista? No dejes de equivocarte.

Cómo te puedes imaginar convivir, trabajar o compartir con ellos puede ser una tarea bastante difícil, no sólo para el si no para sus compañeros, parejas, família y amistades.

¿Porque vale la pena cambiar? ¿Por qué deshacerte de tu rol perfeccionista?

Para algunos les bastará:  para poder conocer el color gris.

Porque existe vida más allá de la perfección y muchas veces momentos imperfectos se convierten en los más felices, en los más emotivos, en experiencias cargadas de amor y afecto.

Sin necesidad de tanto esfuerzo para que te admiren y te valoren y te sepan reconocer.

Exagera y completa estos 4 pasos:

  • Esfuérzate: pero aprende a decir que no.
  • Equivócate: permítete equivocarte una y otra vez.
  • Vuelve a intentarlo: la próxima lo harás mejor
  • Sé más humilde: sé humano.
No comments yet.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes

273536661