Para tomar las decisiones adecuadas hay que dejar las emociones de lado

Lo sabe todo el mundo. Para tomar las decisiones adecuadas hay que dejar las emociones de lado. ¿O no? 

¿Puedes llegar a controlar tus emociones o sentimientos?

Si te gustó la idea, lo siento. Para tomar decisiones eficaces no es necesario dejar las emociones de lado.

Es preferible que observes que emociones o sentimientos te están afectando y regules su influencia a tu favor.

Por ejemplo, sentir mucho miedo no permite tomar decisiones eficaces ni adecuadas. Si controlas el miedo puedes tomar decisiones provechosas.

Aunque si no sientes el miedo, nunca sabrás cuando parar. Tampoco es cierto que la mejor opción sea no sentir nada. Pero el exceso de miedo, por ejemplo, nunca es bueno.

Entonces ¿Puedes influir directamente en tus emociones?

Sí en parte. No puedes aprender a emocionarte, a estar triste, a estar alegre, a sentirte enfadado… esto ya lo traes de serie, ya lo tienes programado en tu cerebro.

Pero sí puedes regular el grado en el que expresas estas emociones. Puedes aprender a modular tus emociones.

Esta es una diferencia básica que nos diferencia de los animales. Los animales no pueden modular sus emociones. Modular o regular las emociones lo consigues gracias a la cultura. Es una consecuencia directa de tener conciencia.

Cuanta más cultura, menos violencia. La sociedad de hoy es menos violenta que la de hace 50 años o 6 siglos. Estamos consiguiendo controlar la violencia gracias a la regulación de nuestra emociones.

¿Como puedo conseguir regular mis emociones?

Con práctica. No puedes predecir como reaccionarás ante una determinada situación si antes no la has vivido.

¿Qué factores condicionan las decisiones que tomas?

Muchos. Pero las emociones también. Y está bien que así sea. Las emociones y la razón forman una alianza estratégica.

En los negocios y en todo lo demás, necesitas de las emociones para tomar la decisión adecuada ¿Lo sabías? No importa porque seguramente es lo que has estado haciendo hasta ahora.

¿Puedo regular mi sensibilidad?

Una emoción consiste en un programa de acciones.

Cuando percibes lo que está sucediendo en tu cuerpo, cuando tienes una emoción, entonces surge el sentimiento.

El sentimiento consiste en ser consciente de la emoción que estoy sintiendo.

Emocionar es = a actuar. Sentir es = a percibir. Pero ambos estan relacionados.

Una emoción es un sentimiento pero se refiere a la acción, mientras el sentimiento es la percepción de la acción.

¿Y la conciencia?

La conciencia es lo que nos permite darnos cuenta de nosotros mismos y los demás. Depende de la mente y el proceso consciente. Es algo importante y complejo en los seres humanos. Implica necesariamente al lenguaje y la memoria.

¿Influyen tus emociones en tu memoria?

Pues sí, tenemos dos formas de funcionar.

  • En ocasiones, puedes mostrarte conectado (online): te emocionas por lo que ves y oyes en el mismo momento.
  • En otras ocasiones puedes mostrarte desconectado (offline): sólo nos emocionamos cuando rescatamos un recuerdo y colocamos entonces esa memoria en posición “on” junto con la emoción que la acompaña.

Después de todo, ¿Dónde tenemos las emociones?

Después de darle muchas vueltas… solo somos el resultado de un conjunto de reacciones bioquímicas entre neuronas, por muy sofisticadas que estas reacciones sean. Existen ciertas áreas más implicadas que otras, pero la importancia está en sus interacciones.

No comments yet.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes

273536661