No te escondas… ¡Aprende a vivir sin máscaras!

Ahora que se nos acaba el Carnaval!… Aprende a vivir sin máscaras!pastedGraphic.png

Todos, hombres y mujeres estamos demasiado condicionados para pensar y comportarnos de una determinada manera, hasta el punto que hoy en día, en nuestra sociedad, ser auténtico es un privilegio de revolucionarios!

Hoy por hoy, las consultas de coach se llenan de preguntas en busca de soluciones a dos grandes males: el sentimiento de vacío existencial y el sinsentido vital. El sentir que se existe para nada, el No saber al que aspirar en la vida o que objetivos marcarse. La incapacidad para decidir intentar destacar en algo.

Creemos que necesariamente para triunfar en algo debemos ser la definición de seriedad y seguridad. Eso es lo que nos han enseñado, si No es serio o seguro 100%, nunca es de calidad. Este es el primer paso para anular nuestra creatividad, nuestra genialidad y nuestra esencia, esta es la primera indicación para llegar al destino de la calle sinsentido en la urbanización del vacío existencial. Quizá si consigas algunos logros y éxitos, también ciertos bienes materiales pero también se cosecha un corazón triste y vacío.

Nuestra sociedad hace ya tiempo que se convirtió en un gran teatro, donde nosotros los actores interpretamos los papeles que nos asignó el reparto. En vez de mostrarnos más auténticos, honestos y libres, solemos interpretar el personaje que más le guste a los demás. Llevamos una máscara puesta. Vivir debajo de una careta nos permite sentirnos más cómodos y seguros, pero esta falsa comodidad y seguridad tiene un precio, bastante elevado, nos desconecta de nuestro verdadero yo, de nuestra verdadera esencia. Renunciamos a ser nosotros mismos para agradara  los demás y con el tiempo nos acomodamos a la seguridad de “lo que toca” pasando los años y la vida, sin “chicha ni ná”.

Los sociólogos lo han llamado “el pensamiento único” o la manera “normal” y común que tenemos la mayoría de pensar, comportarnos y relacionarnos. Según Erich Fromm (psicoterapeuta alemán) se trata de “la patología de la normalidad” que aparece en la edad adulta, cuando empezamos a creer que lo normal, lo que hace la mayoría, es lo bueno o lo correcto, aunque vaya en contra de nuestra naturaleza.

Dime de qué presumes y té diré de qué careces (Popular)

Aunque nos haga sentir mal priorizamos el “cómo nos ven” a “cómo nos sentimos”. Para muchas personas la pregunta de cortesía “cómo estás?” supone un gran incordio. Casi siempre, contestamos por incercia: “Bien, gracias” y si la conversación sigue la dirigimos a temas triviales. Parece que nos comunicamos,  pero a lo mejor sólo es más que cortesía o la necesidad de aparentar más seriedad y seguridad!

Algunas veces, algunas personas, creen que ocultando sus problemas, miserias o frustraciones detrás de la máscara, conseguirán seducir y impresionar a los demás. Y lo que ocurre es una paradoja: cuanto más intentamos aparentar y deslumbrar más enseñamos nuestras carencias, inseguridades y complejos.

¿La vanidad?

De hecho, la vanidad no es más que una capa falsa que utilizamos para dar una imagen de éxito y triunfo.

Anímate!

Te animo a que reflexiones:  ¿Qué es la “respetabilidad”? ¿Qué és el “prestigio”? ¿Qué és el “estatus”? ¿Qué tipos de personas lo necesitan? En mi opinión No son más que etiquets con laas que cubrir la desnudez que sentimos cuando no nos valoramos por lo que somos.

Así, ¿qué más da lo que piense la gente? De hecho, ¿Quién és la gente? La opinión de otras personas sólo tiene importancia si nosotros se la concedemos.

No dejéis que el ruido ahogue vuestra propia voz interior. Ella ya sabe lo que vosotros realmente queréis ser” (Steve Jobs)

Creo que No importa quiénes seamos, qué decisiones tomemos o cómo nos comportemos. Hagamos lo que hagamos siempre tendremos admiradores, detractores y gente a quién le resultemos indiferente.

¿Cómo vivir sin máscaras?

Para empezar a cultivar una sana relación con nosotros mismos, lo único que necesitamos es cambiar la manera en que nos comunicamos con nosotros a través de nuestros pensamientos. Si empiezas a cambiar tus pensamientos sobre tí, podrás empezar a aceptarte, respetarte y amarte, con tus cualidad, virtudes, defectos y debilidades. Lo demás, són comentarios, ruido que hace la gente para no escuchar su propio vacío.

Lo que estás a punto de ganar, es tu libertad para ser “auténtico”, convertirte en quién verdaderamente eres, siguiendo a tu propia voz interior. La satisfacción de poder ser tú mismo, la felicidad de decidir y ser responsable de lo que decides, disfrutar la libertad que se siente al No tener que complacer a nadie, simplemente a tí. Disfrutando cada segundo de lo qeu haces o has decidido dejar de hacer!

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by WooThemes